RECOMENDACIONES PARA EL USO SEGURO DEL GAS NATURAL EN EL HOGAR

14 Octubre 2013, Comentarios Los comentarios están deshabilitados en RECOMENDACIONES PARA EL USO SEGURO DEL GAS NATURAL EN EL HOGAR

Considerando que la responsabilidad de las empresas distribuidoras de gas natural llega hasta la conexión de la red pública al domicilio particular (es decir, hasta el medidor de su vivienda), es fundamental que los usuarios tomen las debidas precauciones en su uso doméstico para evitar riesgos. Está comprobado que la mayoría de los accidentes por gas está asociado a descuidos por parte de los propios usuarios.

Se debe tener presente que el gas natural es un producto inflamable, por lo tanto se debe ser muy cuidadoso en su uso como fuente energética. Es importante considerar que este producto no tiene color ni olor, pero por razones de seguridad se le agrega un odorizante, que es el que produce el característico olor a gas. De esta forma, su presencia puede ser detectada por las personas.

Las precauciones deben está orientadas a evitar que se produzcan fugas de gas en lugares cerrados, ya que en este caso las personas se exponen a la posibilidad de una explosión. Se debe tener presente que el mal estado de cocinas, estufas y calefones puede desembocar en fugas de gas, con el consiguiente riesgo de asfixias o incendios.

CONSEJOS PARA UN USO SEGURO DEL GAS NATURAL

A continuación, la Asociación de Distribuidores de Gas Natural, en concordancia con las recomendaciones de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC), entrega una serie de consejos para un uso seguro del producto en el hogar.

  • Al menos una vez al año es conveniente realizar una revisión y/o mantenimiento de las instalaciones interiores y artefactos de gas -cocinas, calefones y estufas-, revisión que debe ser efectuada por personal calificado, ya sea de la empresa de gas, del servicio técnico del fabricante o un instalador autorizado por SEC, ya que ello ofrece mejores estándares de seguridad. 

  • Otra precaución importante es observar frecuentemente el color de la llama del artefacto: ésta debe ser estable y de un color azul más intenso en el centro y más claro en el exterior. Esto revela que se está produciendo una combustión correcta del gas. Cuando la llama es amarilla o naranja, significa que hay presencia de monóxido de carbono, ya que el gas se está quemando en forma incorrecta. En estos casos, debe verificar la limpieza del artefacto.

  • Preocúpese si la llama se apaga mientras cocina; los quemadores deben seguir funcionando aunque estén al mínimo.

  • Verifique si el humo de la llama de su cocina tizna (mancha con hollín) las ollas, pues ello indica una combustión incompleta.

  • Los artefactos a gas natural deben usarse siempre en lugares que cuenten con una ventilación adecuada, para facilitar el ingreso de aire.

  • Nunca obstruya las ventilaciones de los recintos donde están instalados los calefones y otros artefactos de gas. El calefón es el artefacto que consume mayor cantidad de oxígeno en la combustión, por lo tanto nunca cierre con ventanas o tabiques los muros abiertos de logias o lavaderos donde éste se encuentra.

  • Recuerde que está estrictamente prohibido, por considerarse en extremo peligroso, instalar calefones, calderas o termos en dormitorios y salas de baño, o sobre cocinas o artefactos sanitarios. 

  • Si en su vivienda el calefón está instalado en el baño, realice todos los esfuerzos posibles por retirarlo de ahí a la brevedad. Tenga presente que un calefón en mal estado en el baño es sinónimo de muerte. Si bien el gas natural no es un elemento tóxico, dentro de los productos de su combustión se encuentra el monóxido de carbono que sí lo es: se le conoce como un asesino silencioso, pues no tiene olor ni color, siendo difícil detectar su presencia.

  • No utilice el calefón cuando el conducto de evacuación de gases se encuentra fuera de su sitio; tampoco cuando observe hollín en el artefacto o en su entorno ni cuando sienta pequeñas explosiones al usar agua caliente.

  • Recuerde que está prohibido instalar una estufa mural en dormitorios, baños o en recintos no ventilados. Sólo las estufas o calefactores de tiro balanceado se pueden instalar en dormitorios, recintos pequeños o con poca ventilación.

  • Todo artefacto que funcione con gas natural debe haber sido diseñado para emplear dicho combustible o haber sido convertido por su empresa de gas para tal efecto.

  • Nunca realice instalaciones de gas en forma irregular. Tanto las instalaciones como su mantenimiento deben ser realizadas exclusivamente por personal de servicios técnicos autorizados.

  • En caso de ausentarse por un tiempo prolongado de su vivienda, deje cerrada la llave de paso del gas.

  • Si tiene dudas y quiere verificar si en su hogar existe una fuga de gas, realice la siguiente prueba: observe su medidor de gas y anote el número que allí aparece; luego cierre las perillas de todos los aparatos y al cabo de 15 minutos vuelva a mirar el medidor: su el número varió, cierre de inmediato la llave de paso y avise a su empresa de gas para que revisen su instalación.

  • No permita que aficionados toquen o manipulen la instalación de gas.

¿QUE HACER CUANDO DETECTAMOS UN FUERTE OLOR A GAS EN EL HOGAR?

  • Lo primero es mantener la calma y hacer salir o retirarse del lugar a todas las personas presentes. Si el olor se detecta dentro del hogar, se deben abrir inmediatamente todas las puertas y ventanas para ventilar bien el recinto.

  • Ante el primer síntoma de olor a gas, ya sea dentro o fuera de su domicilio, llame al servicio de emergencia de su empresa de gas para dar cuenta del problema, cuyo personal especializado verificará la integridad de la red y de los artefactos. En caso de ser necesario, llame también a la compañía de Bomberos. Procure realizar estas llamadas desde en un teléfono que no esté cerca del lugar del escape de gas.

  • Si existe seguridad para hacerlo, procure cortar el suministro de gas cerrando la llave de paso que precede al artefacto o bien cierre la llave de paso general ubicada en el medidor.

  • Por ningún motivo fume, ni encienda o apague luces, ni aparatos eléctricos ni timbres, y tampoco realice llamadas telefónicas en el lugar del escape de gas, sea de un teléfono fijo o celular, ya que estas acciones pueden generar chispas e inflamar el gas

  • Tenga presente que el gas natural es más liviano que el aire, entonces al haber una fuga éste asciende y ocupa espacios. La explosión se da cuando hay entre un 5% y un 15% de gas natural en aire y se añaden 550°C, que pueden ser aportados por artefactos eléctricos o incluso por los interruptores de la luz.

  • Nunca intente buscar la fuga con un fósforo o un encendedor, ya que puede provocar una explosión. Para estos efectos es mejor recurrir a una mezcla de agua con detergente y mojar con una esponja o brocha los lugares “sospechosos” (donde el olor sea más intenso): el escape de gas provocará burbujas, siendo fácilmente detectable. Se aconseja mojar con esta solución las uniones de cañerías, llaves de paso y la conexión del artefacto a la red, ya que éstas son las fuentes más probables de fuga.

 

Fuente: AGN