Calefacción segura

19 Mayo 2012, Comentarios Los comentarios están deshabilitados en Calefacción segura

En fecha reciente se realizó el lanzamiento del primer etiquetado sobre contaminación intradomiciliaria de estufas.

Con la llegada del invierno, vemos cómo aparecen diversas alternativas de la calefacción. Es así como, en el comercio establecido, es posible encontrar estufas desplazables a gas licuado o parafina, estufas fijas a gas natural y estufas eléctricas u óleo eléctricas. También las hay a leña y los sistemas de calefacción central.

Ahora bien, no todas las estufas son iguales, por lo que, desde el punto de vista de la seguridad al interior del hogar, debemos mantener ciertos resguardos que minimicen los posibilidades de accidentes que puedan sufrir las personas o los eventuales daños a nuestros hogares.
En este sentido, en el caso de estufas usadas, debemos hacerlas revisar por el servicio técnico autorizado de la marca, antes del primer uso de la temporada. Asimismo, si nuestra estufa es a gas, debemos asegurarnos de que los sistemas de gas licuado y/o gas natural no presenten fugas. La necesaria mantención de las estufas la debemos realizar a través de Instaladores Autorizados por SEC.
Debemos recordar que, salvo las estufas eléctricas, los sistemas de calefacción central y los calefactores con sistema de evacuación de gas estanco, las estufas de llama abierta, al estar funcionando consumen el oxígeno presente en el ambiente, a lo que se agrega que los distintos artefactos de calefacción a gas y parafina generan contaminantes, entre los que destaca el monóxido de carbono, ya que es inodoro e incoloro, no irrita ni hace toser, exponiendo a las personas a una grave intoxicación e incluso a la muerte.

Aunque parezca obvio, debemos recordar también que las estufas que generan llama deben mantenerse lejos de materiales inflamables, especialmente cortinas, y nunca secar ropa dejándola en contacto con la estufa, para evitar eventuales incendios.

Ahora bien, si queremos comprar una estufa nueva, debemos hacerlo siempre en el comercio establecido, verificando que estos productos estén debidamente certificados.

Etiquetado especial
Como hemos visto, la oferta de la calefacción ha crecido en nuestro país. De la misma forma, existen iniciativas sectoriales como la de la industria del gas natural, la que ha desarrollado un sistema de etiquetado especial, que busca informar a los consumidores acerca de los niveles de contaminación que emiten los aparatos que utilizan este energético.

Este nuevo sistema voluntario de etiquetado apunta en un sentido correcto, porque la decisión del público depende, en gran medida, de la información entregada por las empresas. La decisión de los consumidores, al momento de comprar una estufa, se basa en tres aspectos: el costo, la seguridad (respecto de la cual ya hay un sello de certificación), y un tercer aspecto que tiene que ver con las emisiones.
Con este etiquetado se avanza nítidamente para que los usuarios tomen una decisión informada. Como SEC, esperamos que las familias puedan tener un invierno más amable, con sistemas de calefacción seguros y de calidad.